Los cachetes de Diego Rivera

Blog Andrés Barrantes

Noticias y comentarios personales

Reseña de Vostok de Memo Acuña

Escrito por andresbarrantes 09-03-2017 en Reseña Vostok poesía. Comentarios (0)

El poemario VOSTOK (Editorial Metáfora, Guatemala, 2016) de Guillermo “Memo” Acuña (Costa Rica,1969) consta de 38 poemas, divididos en dos secciones, vivir en Vostok y larga estación de la noche. 

Al estar en contacto con la obra de Acuña, sería a la hora de abordar este libro, un poco mezquino de mi parte no mencionar un elemento que considero de vital importancia en esta entrega, el hecho de que Vostok muestra un nivel mucho más elaborado de composición, de fineza literaria que sus entregas anteriores, incluso presenta un riesgo (como lo ve un sector amplio de los escritores criollos) al realizar el libro cien por ciento con poemas en prosa, lo que es un ejercicio cabrón puesto que la línea que divide al poema en prosa de una narración, o más fácil, la línea que separa el éxito del ridículo es muy tenue, y Acuña logra sortear la línea como un vikingo. Paso a analizar los elementos más destacables del libro.


LO BUENO

En primer término es una alegría que Acuña –como deberíamos hacer todos los metidos en este zapato- apunta a publicar más allá de los 51100 kilómetros cuadrados, y abre un sendero para que más autores se animen a salir de la burbuja tica. Cabe mencionar que no es su único libro publicado fuera del país.

Como se mencionó líneas arriba, el construir este libro exclusivamente con poemas en prosa refresca de gran manera la forma en que construimos los libros en Costa Rica, ya que, como en muchos otros temas, a veces el autor nacional es muy cerrado y tiene gran reticencia al cambio. Sabemos bien que el poema en prosa en cada vez más utilizado en casi todas las latitudes, por fortuna hasta en Vostok.

El discurso de Acuña en este libro busca la manera de incluir al lector, hacerlo sentir ese frío de la estación rusa: LARGA NOCHE EN VOSTOK El frío aquí es cosa cierta. No sabe a nada, pero deja mi boca como si mordiera cada uno de los poros de la manzana. Tantas preguntas sobre la textura del blanco, me abruman sin descanso. Algunas cosas dejan de nombrarme. Y me declaro en permanente noche, larga noche en Vostok. (página 15)

Acuña presenta un juego con la dicotomía frío-calor que nos lleva a asignar esos estados con sentimientos –usted escogerá cuáles- que le da gran inteligencia al hilo conductor que une todo el poemario como en VODKA Seguimos el tratado sobre el hielo y su calor. Hacemos conteo. Aire endurecido, plumas como dagas, pájaros que no resisten el clamor de la espera. Sabemos, sí, el vodka es mejor si te olvidan. Si te lo dicen. (página 48)

Otro gran acierto fue la selección de la portada, sobria, fría, nos mete de entrada en el juego que el libro plantea.


LO MALO

Es difícil hallar un libro que no cuente con bajonazos, ya sean de calidad o de intensidad, en Vostok mi problema como lector se reduce a un elemento particular, prefiero que si un libro es temático, o presenta un hilo conductor, el mismo sea bastante tenue y es todo lo contrario lo que me encuentro en este trabajo, es bastante cuadrado en ese aspecto y por ello no tenés esos momentos de sacudida de silla, en algunos momentos si no fuera por la diagramación no sabría si el poema anterior ya acabó o es el mismo, se vuelve repetitivo como golpe de tambor, carece de esos cambios de marcha que ya no te sacude la silla, te tiran de ella.


LO FEO

En los momentos en que Acuña quiere romper con cierta monotonía, lejos de lograrlo, se hunde más en ella y si bien es cierto el clima con el que nos pretende envolver es ese frío de la estepa, tiene momentos donde parece que no dice nada por intercalar ese calorcillo bonachón que el libro como constructo no necesita, más bien le resta fuerza en una que otra ocasión, por ejemplo LAGO VOSTOK Pensar en el amago de la fe. En que de esas burbujitas pequeñas brotará el plan del universo, el big bang de la mirada. Contar cómo se cuentan las hojas de la flor del eucalipto, uno a uno los seres que tienen vida, que traen lo que tienen. Y hacen fiesta. (página 49) 

En cuanto a la foto biográfica, me parece excesivo el tamaño (además de que memito está muy muy enojado)


CONCLUSIÓN

Pues nada, lo dicho, Vostok es un poemario para leer en cualquier momento, de lectura llana, perfecto para el día o para la noche, frío o calor, donde cada lector debe buscar la manera de incluirse en el libro y tratar de experimentar los fríos de Vostok, aunque todo puede depender de la estación en la que se lea.



Reseña de Datos Adjuntos de Carolina Quintero

Escrito por andresbarrantes 12-02-2017 en Reseña poesía. Comentarios (0)

La manera en que se van a estructurar tanto la presente, como las siguientes reseñas tiene como finalidad tirar conceptos al aire para establecer una discusión sobre los diferentes puntos de vista y las diversas lecturas que podemos tener cada uno de los lectores, y por medio del análisis tomarlo mejor de cada trabajo. No hay libro perfecto, ni tan despreciable; lo que se necesita es hacerlo llegar al lector indicado. Sin hablar más papaya le entramos de una a la vara.


Datos Adjuntos de Carolina Quintero (SanJosé, 1989) publicado en 2016 por Editorial Espiral, consta de 34 poemas en un libro de 62 páginas, estructurado en tres partes (cerrar los ojos, desde una esquina, evitar el abandono)  desde este lado voy a establecer lo que desde mi óptica merece ser señalado con mayor fuerza:


LO BUENO

Desde hace rato vengo diciendo que si en la poética nacional hay un elemento en deuda es el de la poesía femenina, considero que en los últimos 10 años la voz más importante, más completa en cuanto a conceptualización y estética en la visión literaria, la mantenía Angélica Murillo, y pues nada, acá viene Carolina Quintero con datos adjuntos y nos presenta lo que -en mi opinión es lo que más necesita nuestro medio- un poemario escrito por una mujer sin todos los lugares comunes, las fórmulas gastadas, las ideas repetidas que lamentablemente vemos tanto en nuestro país. No solamente por la temática, sino por el tratamiento, es un libro que carece de género puesto que ahonda en aspectos menos aburridos que los que trato de evitar cuando leo poemarios de ticas. Carolina busca (y consigue) ese giro, ese punto de diferenciación que la saca de ese balde de más de lo mismo.

Otro de los elementos fuertes es el uso de los espacios lingüísticos donde logra concatenar el habla cotidiana con el lenguaje profesional (es egresada de la carrera de medicina) de una manera muy natural, sin sacar términos por pura fantochería semi intelectual para sobresalir, en buen criollo, te podés tomar una birra con la doctora.

Al manejar un lenguaje llano en su mayoría, la lectura es muy lineal y te facilita la absorción de lo que la autora busca, comunicar.

Como ejemplo puedo citar el poema de página 28:


La niebla te cubre,

te deja solo en tu metro cuadrado.

El reloj de la iglesia da alguna hora,

indiferente.


El mundo es un reloj gigantesco

a punto de estallar

y sos la manecilla descompuesta, 

fija en un ángulo inútil 

para siempre.


LO MALO 

Todo riesgo conlleva un precio alto a pagar, en este caso -y parto desde lo personal como un lector- es que cuando Quintero nos invita a explorar en su poética, y con la simpleza de su lenguaje, hay un exceso de intimidad, en ciertas partes parece que tenemos en nuestras manos un diario personal de la autora, lo que desde mi perspectiva quita algo de fuerza a ciertos textos, como podemos ver en


Litlle girl blue


Cuento las gotas de la lluvia

y los círculos concéntricos 

sobre la calle.


Cruzo las manos,

espero.


Cuento los postes,

las líneas de la acera,

los días.


La lluvia

es el ritmo interno de las cosas, 

el sonido que escucho al dormir,

-una tormenta-

mano suave

que nos limpia el recuerdo.

(Página 11) 


Puedo comprender que esta sección del libro (cerrar los ojos) tenga esa línea intimista, pero por momentos me parece que se extiende más de lo necesario, que la autora puede decir más.


LO FEO 

Particularmente hay dos elementos que me le bajan el tono al libro, en primer lugar su diseño de portada me parece un buen intento, pero hasta ahí. En segundo lugar, la disposición de los textos (diagramación) me da ese sentimiento de lo visto ya muchas veces y sin ser efectivo, particularmente prefiero los textos alineados a la izquierda, o en el mejor de los casos, apostar por el texto en prosa (tema que voy a explorar más en la próxima reseña)


CONCLUSIÓN 

"Datos adjuntos" es un poemario con pocas pretensiones, lo que le da un plus a ciertos poemas que son verdaderos hallazgos (no los expongo acá para que busquen el libro y los descubran, no sean chulos), es de una línea poética que promete dar mucho en nuestro país, como un respiro en medio de una poesía escrita por mujeres que debe mucho, pero parece que ya está encontrando por donde va la cosa. Su lectura es llana y sus puntos altos lo hacen un libro que se lee gustosamente, sin llegar a maravillarnos, pero vamos, eso no es comida de trompudo.





El porqué...

Escrito por andresbarrantes 06-02-2017 en reseñar. Comentarios (0)

¿Por qué hacer reseñas? O El arte de caer mal


Cuando uno toma la decisión de reseñar un libro debe entender que es un salto al vacío, y muchas veces al tirar de la cuerda lo que se abre es un paracaídas de concreto.

En nuestro medio el fenómeno va a ser atacado por varios frentes a saber:

-Los que te señalen que no sos nadie para tomarte esas atribuciones (doble puntaje si escribís) porque de inmediato van a traer tu obra a colación.

-Los que digan que estás parcializado, que si fueran tus amiguis no decís nada malo de sus libros y les aplaudís todos sus ornitorrincos literarios.

-Los que te griten que sos un ardido y solo querés llamar la atención y sembrar discordia en los Campos Elíseos de la poesía.

-Los que ladren que sos un irrespetuoso, arrogante, mezquino, injusto, cobarde, mentiroso y hasta hijueputa, diría figuerillos, si apuntás cosas que no les parecen, mejor dicho, benefician.

-Los que todo lo arreglan que es por "envidia" y que para rellenar tus falencias recurrís a semejante provocación gratuita, por ganas de figurar y bajarle el piso y meterte con los que si trabajan y tienen talento. 

-Los que entienden que estás dando una opinión como lector, que si hay juicios de valor reflejados en una reseña, deben llevar su justificación con argumentos de peso, que no te importa el autor, únicamente la obra (y la reseñada, no la previa ni la por venir). Me quedo con esta última categoría, aunque las otras me proporcionen un elemento lúdico, pero eso es otro tema.

En las siguientes reseñas la idea es crear discusión, fomentar el espacio para que cada quien pueda tomar lo necesario, debatir pros y contras de una obra; lo que conduce a dos salidas, por un lado el análisis literario venga de quien venga y la siguiente-y más importante- ver de dónde viene y para adónde va nuestra literatura. 

Al ser un acercamiento desde lo personal, debe quedar en claro que se vale disentir, espero que sea con argumentos más allá de "si no le gusta respete".

Quiero ver esto como un aporte tanto a lectores, escritores, y todos los involucrados en este proceso. Como dijo Patton: "No es que retrocedamos, es que avanzamos para atrás"

Dicho esto, empezaré en los próximos días a darle duro a reseñas de poemarios más o menos recientes, futuros. Quedan invitados a compartir, debatir, sugerir, incluso solicitar. 

Nos leemos, público inteligente y conocedor.